Periódico ABC

Última Hora
  1. «Es mucho toro una plaza ardiendo y poca espada para su furia la manga de un bombero». Un día después del festejo de San Fermín en Las Ventas de 1963, César González-Ruano dejaba escrita en ABC su crónica literaria de una catástrofe. Una doble página ilustrada con las imágenes tomadas la madrugada del suceso por el redactor gráfico Teodoro Naranjo, gracias a las que podemos imaginar hoy la voracidad del fuego aquella seca y calurosa noche de verano. La vorágine de las llamas devoró en cuatro horas la circunferencia completa que dibujan los techos de las andanadas y sus galería de acceso. El tejado colapsó dejando al raso las plantas superiores de la plaza de toros. A pesar de ello, la estructura del monumental edificio resistió y, en pocos meses y sin que se interrumpieran los festejos programados, la plaza volvió a techarse. De aquella historia, trágica aunque no hubiera que lamentar víctimas, se han cumplido 55 años. Esa solución rápida, un parche en la herida de la plaza, ha resistido más de medio siglo –reparaciones puntuales mediante–. La forma en la que se techó no se pareció en nada a la solución constructiva original de los años 20 del siglo pasado. Para intentar recuperar su esencia, la Comunidad de Madrid inició el pasado mes de junio unas obras de remodelación que han empezado por el tejado. Los trabajos suponen el primer paso de un proyecto de rehabilitación integral de la primera plaza del mundo, en el que el Gobierno regional invertirá un total de 15,1 millones de euros. Su ejecución se prolongará hasta 2021. Durante estos días, los trabajadores se afanan en retirar, una a una, las tejas árabes que rematan Las Ventas. «Se analizan todas las que no están rotas para ser reutilizadas y dar un aspecto homogéneo al tejado», explica a ABC Esther Martín-Peñato, directora técnica de Edificación de la Comunidad de Madrid. La vista desde las cumbreras impacta por las dimensiones extraordinarias de la construcción. En el lado opuesto del ruedo, los operarios parecen miniaturas en juguete. «Se han coordinado los trabajos para, tomando como referencia el torreón central del acceso a la plaza, ir rematando la circunferencia del tejado desde ambos lados hasta que se encuentren en un mismo punto», añade sobre el terreno Manuel Ángel Fernández, director gerente del Centro de Asuntos Taurinos. Se han desmontado y revisado todas las tejas. Aquellas que no están rotas se mezclan con las nuevas para dar homogeneidad a la nueva cubierta - I. PERMUY A pesar de la velocidad a la que avanza la rehabilitación, las obras requieren una gran coordinación. «Estamos retirando los materiales antiguos que se emplearon para reconstruir el tejado tras el incendio que no tienen ningún tipo de valor. Bajo la cubierta colocaron un material llamado “viroc” –un compactado de virutas de madera– y cartón yeso muy sensible a la humedad y las inclemencias meteorológicas. Está que se deshace», explica mientras desmorona con los dedos el material en cuestión. «Arriba, en el tejado, se está sustituyendo la base ondulada sobre la que se colocaron las tejas, también en mal estado. Se ha aprovechado la ocasión para impermeabilizar por completo la superficie expuesta a la lluvia y se ha instalado una línea de seguridad –un cable de acero al que los operarios pueden enganchar su arnés– para facilitar las posteriores labores de mantenimiento», apunta Martín-Peñato. Nuevo entablado ignífugo Las antiguas andanadas cumplían todos los requisitos para ser pasto de las llamas. Las gradas y los techos estaban construidos en madera de pino pintado y todo quedó reducido a cenizas. La Comunidad quiere recuperar el aspecto original de los techos entablados y pintados con materiales, eso sí, completamente ignífugos. «Estamos probando distintos tipos de tablas para, siempre que cumplan con los requisitos de seguridad, elegir el que más se parezca al original», destaca la directora técnica de Edificación. La vista desde las andanadas y las galerías de acceso mejorará sustancialmente y el edificio estará así mejor protegido ante las inclemencias. «La última planta de la plaza ha venido sufriendo goteras cada vez que llovía», reconoce Manuel Ángel Fernández. Las obras no afectarán a los ciclos taurinos que se celebren. «No se verán interrumpidos en ningún caso. La primera fase concluirá en septiembre, antes de la Feria de Otoño», asegura. Retirada de las tejas antiguas - I. PERMUY Las Ventas es Bien de Interés Cultural desde 1994. Todos los trabajos cuentan con el beneplácito de la Dirección General de Patrimonio. Las siguientes actuaciones consistirán en la ampliación de los asientos, los pasillos y las escaleras de las gradas. Una intervención que, según los planes del Ejecutivo, mejorará la comodidad de los espectadores y las condiciones de seguridad, de utilización de las instalaciones y de evacuación. También está previsto un nuevo control de accesos y se renovarán los espacios auxiliares bajo los tendidos. El edificio principal tiene cuatro niveles. En la planta baja, además del ruedo, se sitúan diversas dependencias bajo la estructura de los tendidos: almacenes, aseos y vestuarios, salas de juntas y estancias de usos varios. Asimismo, se encuentran los vestíbulos de acceso a la plaza y las puertas que dan paso al ruedo –la de los corrales, la de los caballos, la de arrastre y la de enfermería–. En el primer nivel se encuentra el acceso a los tendidos altos; en el segundo, a las gradas y palcos; y en el tercero, a las andanadas. Los graderíos se prolongarán hacia el ruedo para minimizar la disminución de aforo derivada de las nuevas medidas de seguridad. La reforma tendrá un efecto directo sobre el diámetro del coso que se verá reducido, según fuentes regionales, conforme a una «histórica demanda» de los toreros.
  2. Nada había de particular en aquella noche del domingo 7 de julio de 1963. El graderío terminó de limpiarse a las 22.30 horas. El mayoral soltó en el coso a los mastines de guardia –Chamaco, Lucero y Ales, así se llamaban– y las siete familias que en aquella época vivían en la Monumental se retiraron a descansar. Manuel Alonso, hijo del entonces conserje de la Diputación, también estuvo allí. «En mi casa siempre se escuchó que el incendio lo provocó la colilla encendida de un puro», cuenta hoy mientras acompaña a ABC por los tejados de la plaza. «¿Te puedes creer que es la primera vez que subo aquí?», dice entre risas, confesando que sufre vértigo. A pesar de ello se conoce cada rincón de Las Ventas: creció, trabaja y vive entre sus muros. «Es la memoria viva de la plaza», repiten a su paso. Bomberos en la plaza - ARCHIVO ABC La crónica de aquella noche –plagada de detalles– relata la calamitosa intervención de los bomberos por la «escasez de agua». «Tuvieron que hacer una cadena desde la calle Azcona –a un kilómetro de distancia–», dejó escrito el redactor de ABC. Los bares de los alrededores hicieron su particular agosto ante la cantidad de público que se congregó de madrugada. La velada, alumbrada por el círculo de llamas, estuvo también animada por las anécdotas. Primero, el desalojo de 80 caballos de picadores. Después, la detención de un misterioso hombre que apareció a las cuatro de la madrugada «en paños menores» y con el rostro ennegrecido por el humo pidiendo agua para apagar el incendio. «Era un demente». [Consulta la crónica completa aquí] La Policía investigó los restos de las andanadas 4 y 5. Los Bomberos, apuntaron también a un cortocircuito o al «recalentamiento de las grasas de la maquinaria del reloj, que quedó destrozado. El actual es una copia del original. Entre tanto, el fotógrafo de ABC se jugaba junto a los bomberos para dar la portada del día 9 de julio. Dos de sus imágenes ilutraron a doble página las palabras de César González-Ruano. «Fuego en la arena», tituló. «Es mucho toro una plaza ardiendo y poca espada para su furia la manga de un bombero», dejó escrito el periodista. [Consulta el artículo completo aquí] El 18 de julio de 1963, semana y media después del incendio, la plaza volvió a acoger una corrida. Sin embargo, tampoco fue una buena tarde. «El fuego no ha acabado con los miasmas de la monotonía taurina», rezaba la crítica de este diario al día siguiente.
  3. El miércoles 4 de julio, Sergio -nombre ficticio- se encontraba junto a sus dos hijos cuando un estruendo resonó en la terraza de su domicilio. Asustado por el ruido, avanzó hasta la puerta interior del balcón y comprobó que el doble cristal que separa la terraza del resto de la vivienda estaba hecho añicos. Un proyectil había atravesado el aluminio del cerramiento exterior hasta acabar alojado en el mismo salón donde descansaba toda la familia. Los hechos tuvieron lugar sobre las 20:45 horas en un bloque de la calle del Jardín de la Duquesa, en Vicálvaro. Hasta el lugar acudió una unidad de la Policía Científica para recoger la bala y determinar el tipo de la misma. Los agentes sospechan que pueda tratarse de un perdigón -ya que estaba deformado-, aunque no se descarta que sea un proyectil de mayor calado. «Está aún en fase de análisis», confirman a ABC fuentes policiales. El suceso solo provocó daños materiales. Los investigadores estudiaron también la posible trayectoria del disparo, si bien, no hay todavía un resultado reseñable. Según ha podido averiguar este periódico, la primera opción que se barajó fue que hubiera sido realizado desde el tejado de un edificio no residencial cuyo lateral da a parar a la propia calle del Jardín de la Duquesa. Sin embargo, cobra fuerza la posibilidad de que fuera efectuado desde algún piso de la calle Condesa Vega del Pozo, a unos 200 metros del impacto, lo que implicaría, en este caso, el empleo de un arma mayor. En la barriada, los rumores se han disparado, ya sea en la propia calle o a través de mensajes de WhatsApp: «Me llegó lo del disparo en un grupo de amigos y me acerqué a preguntar a uno de los bares cercanos», explica un trabajador, sin conocer apenas detalles. Lo cierto es que no todos terminan de creerse un extraño episodio que, al parecer, no es la primera vez que ocurre en la zona. Hace menos de tres años, varios vecinos alertaron de unas detonaciones en el descampado, rodeado por casas, que hay en la calle de San Cipriano. Observaron como los balazos iban dirigidos contra el grueso de palomas apostadas en los árboles. Precisamente, en ese mismo solar, otro residente creyó unos meses atrás escuchar también pequeños disparos. Al ver huir a las palomas, no tuvo dudas: alguien estaba apretando el gatillo en un enclave muy próximo al colegio El Cid, situado en el mismo «radio de acción» donde han tenido lugar el resto de tiros. «Hace tiempo, me contaron que vieron a un hombre sacar una escopeta por el balcón y empezar a disparar a los pájaros», relata un joven, sin querer revelar su identidad. «Aquí la gente está tranquila, no es algo que pase tan a menudo», rebaja otro, algo más sosegado. Detenido en San Chinarro El pasado mes de noviembre, la Policía Nacional dio caza a un adolescente de 14 años acusado de haber disparado con una escopeta desde su ventana del barrio de Sanchinarro (Hortaleza) contra los transeúntes que pasaban por la calle, Hirió a dos de ellos, aunque no de gravedad. Los agentes requisaron entonces una carabina de aire comprimido -de largo alcance y mira telescópica-, con balines puntiagudos a fin de causar el mayor daño posible. El arrestado fue puesto a disposición de la Fiscalía de Menores.
  4. Mi relación con España y con los veraneos españoles viene de muy lejos. Aunque nací en Nimes de padres franceses, mis abuelos maternos eran españoles y siempre sentí mucha atracción por conocer mis raíces y adentrarme en su cultura. Recuerdo en la lejanía las vacaciones que pasábamos en la Costa Brava, porque nos quedábamos cerca de casa, y lo que más me llamaba la atención era cómo se hacía vida entonces en la calle. Yo estaba acostumbrado a que en Francia la gente fuera un poco más cerrada y me sorprendía mucho lo acogedores y abiertos que eran los españoles con los extranjeros. Para los ojos de un niño francés, ver las fiestas populares de aquí, las costumbres de los pueblos y la relación que se tenía con los toros me producía una fascinación inmensa. Pero, sobre todo, lo que más se me quedó grabado de esos años fueron el calor y la luz. Como amante del Mediterráneo me siento muy atraído por el mar y en la costa española encuentro una luz especial que no he visto en otros países vecinos. Sobre todo, en la zona del Cabo de Gata, de donde era originaria mi abuela, lugar donde el color blanco de las piedras y la paz del mar me trasladan a un mundo distinto. Es un sentimiento muy especial que no es fácil de expresar en palabras. Comienzo taurino Por regresar a mis primeros recuerdos veraniegos, ya ligados con los taurinos, debo señalar la primera corrida de toros que vi en la plaza de Las Ventas, en una de las típicas corridas de verano con los tendidos semivacíos y la piedra de las gradas abrasando a los espectadores. Entonces tenía doce años, estaba en la capital por un intercambio escolar y ya desde entonces me quedé enamorado de los toros y de todo lo español. De hecho, estoy afincado en Madrid desde hace más de una década y conozco España mejor que Francia. Luego, ya como miembro de la Escuela de Tauromaquia de Nimes, también fuimos a Lloret de Mar, para ver debutar a un compañero de la escuela como novillero. De esa etapa en Cataluña y de otras posteriores también guardo muy buenos recuerdos personales y profesionales, por lo que me da mucha pena lo que está sucediendo últimamente en esta región y lo abandonados que se sienten los aficionados de esta disciplina allí. Desde estas líneas quiero expresarles todo mi apoyo y decirles que el resto del mundo de la tauromaquia no los olvidamos. Aunque por el ejercicio de mi profesión no puedo disfrutar de un veraneo convencional de varios días seguidos (el grueso de nuestra temporada se desarrolla en verano), siempre que puedo me hago una escapadita al mar. Ya he dicho que me tira mucho y no puedo estar mucho tiempo alejado de él. Y el lugar en el que más me gusta perderme es en Vélez Rubio, pues, como digo, tengo familia almeriense. Suelo disfrutar de la gastronomía de la zona, de las vistas del Cabo de Gata y, a menudo, de otros lugares del litoral andaluz.
  5. El Juzgado de Instrucción número 15 de Madrid ha archivado la causa abierta contra 16 investigados por un supuesto delito de administración desleal del antiguo consejo de Mercamadrid, entre los que se encontraba la ex delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, durante su etapa como concejal de Economía y Hacienda en el anterior Gobierno de Ana Botella. En el auto judicial, al que ha tenido acceso ABC, el magistrado dicta el «sobreseimiento provisional» al entender que no está acreditada la perpetración de delito por parte de ninguno de los querellados ni existen indicios suficientes para considerar que hayan cometido un delito penal de administración desleal y/o fraude. Con esta decisión, el juez da por finalizada la instrucción y ratifica la tesis de la Fiscalía, emitida el pasado 13 de abril, en la que pedía cerrar el caso Mercamadrid, al no apreciar que los acuerdos de transacción y contratos de arrendamientos suscritos por Mercamadrid con la empresa Mercaocio 22 S.L. hubieran supuesto un «importante perjuicio patrimonial» para la primera, «a la vez que un enriquecimiento ilícito para Mercaocio». Este hecho llega más de un año después de que la propia Fiscalía presentara una denuncia contra el ex director general de Mercamadrid S.A. José Manuel Torrecilla Jiménez y las doce personas que en 2013 formaban parte del Consejo de Administración de dicha empresa. Es decir, Concepción Dancausa (presidenta), María Jesús Prieto (vicepresidenta primera), María Dolores Fernández (vicepresidenta segunda) y los vocales Manuel Beltrán, José Antonio Crespo, Pablo del Amo, Pablo Manuel González, Marta Fernández-Pirla Martínez, José Enrique Núñez, Silvia Llerena, José Ignacio Ortega y Manuel Troitiño. Además, del ex secretario general, Fernando Gomar, y los que eran administrador y apoderado, José Rodrigo Domínguez y Juan María López, respectivamente. La acusación, ejercida por el Gobierno de Manuela Carmena, hacía referencia a un acuerdo de transacción suscrito entre Mercamadrid S.A. y Mercaocio 22 S.L. por el que se ponía fin a los litigios entre ambas. Así, la segunda compañía reconocía adeudar a la primera 698.397 euros en concepto de cánones superficiarios y gastos derivados del impago, y aceptaba la validez de los contratos de cesión de los derechos de superficie. Una circunstancia que provocó la denuncia del Ministerio Público en abril de 2017. Sin embargo, tras practicarse las diligencias pertinentes, la Fiscalía llegó en abril de 2018 a la conclusión de que Mercamadrid suscribió el contrato de arrendamiento con Mercaocio para subarrendar, al mismo tiempo, las salas a otra compañía (Mercasa) en las mismas condiciones pactadas con el arrendador. Se trataba de una operación «a tres bandas» que permitía poner fin a los litigios entre ambas mercantiles, de manera que si este subarriendo se hubiese llevado a cabo, ningún perjuicio se habría producido. «Denuncia política» El menoscabo patrimonial, que señala el Consistorio, se ocasiona entonces por el hecho de que finalmente el subarrendamiento a Mercasa se frustra, en tanto que Mercamadrid sí ha asumido sus obligaciones como arrendatario frente a Mercaocio. Por tanto, existe en la causa documentación que apunta a que se trató de una negociación tripartita, según la Fiscalía. Ahora, tras conocer el dictamen del juez, Dancausa asegura a este periódico que los concejales de Ahora Madrid Marta Higueras y Carlos Sánchez Mato, miembros del Consejo de Administración de Mercamadrid, «sustanciaron una denuncia política» con ánimo de poner en duda la gestión de los anteriores concejales del Ayuntamiento y «manchar su reputación». «Desde el primer momento, han intentado hacer una Causa General contra el anterior gobierno, pero, al no permitirlo los jueces, han presentado denuncias sin conseguir en tres años ni una sentencia favorable», señala, haciendo hincapié en el uso de dinero público a la hora de encargar informes externos para tales fines: «Esta denuncia nunca debió presentarse ni tramitarse. Por ello estudiare las acciones oportunas contra quienes han intentado manchar mi reputación».
  6. Una civilización milenaria, una tribu futurista y una especie desconocida instalaron ayer su campamento en Espacio Abierto Quinta de los Molinos (Calle Juan Ignacio Luca de Tena, 20), el primer Centro Cultural del Ayuntamiento de Madrid dedicado exclusivamente a la infancia, la adolescencia y sus familias. Este lugar, concebido como un «cuarto de estar» abierto en el que disfrutar independientemente de si se asiste o no a las actividades programadas, ocupa el palacete del parque La Quinta de los Molinos, perteneciente al Ayuntamiento de Madrid desde 1982 y que permanecía sin actividad hasta ahora. En la jornada de puertas abiertas que se celebra durante todo este fin de semana se puede disfrutar de diversos espacios de ocio, talleres y actividades. Para empezar con una buena dosis de fantasía, la instalación teatral «Les Irréels», que corre a cargo de la compañía francesa Creature, ha inundado el Café-Jardín y el Auditorio con unas criaturas sorprendentes que pueden visitarse hoy en horario de 12 a 14 y de 18 a 20 horas. «Tenía que haber algo para niños de 0 a 16 años en Madrid, que son una parte importantísima de la ciudad», señaló la alcaldesa Manuela Carmena, presente ayer en la inauguración. «Una ciudad que no mira a los niños y las niñas pierde su futuro y eso nunca sucederá en Madrid. Hemos empezado con Espacio Abierto Quinta de los Molinos y seguiremos con esa mirada desde la creatividad a la infancia». Espacio Abierto Quinta de los Molinos acoge, además, una escuela de hostelería para jóvenes en situación de vulnerabilidad que, junto al profesorado, se encargan de la gestión de la cocina y el servicio de cafetería del centro. «Gracias a esta iniciativa –dijo la alcaldesa- estos chicos que están ahora haciendo la cocina tienen la oportunidad de desarrollar un trabajo muy importante que quizá les lleve a convertirse en los chefs de mañana». «Crear con las manos en los bolsillos» La primera actuación del programa La Quinta Crea, que ofrece la posibilidad a compañías, artistas y colectivos de proponer iniciativas específicas, concebidas e inspiradas por y para el centro, es la instalación colectiva de Land Art bajo el título «Hablar», en la que entre todos se da una segunda vida a los residuos vegetales del parque (ramas, piñas, acículas de pino, etc.) construyendo con ellos para reivindicar que el reciclaje vegetal da infinitas posibilidades de creación. Otra propuesta es «Crear con las manos en los bolsillos», un taller para todas las edades (11 a 14 y de 17 a 20 horas) que demuestra a los niños que son capaces de contar historias o de hacer ilustraciones con los elementos de la naturaleza que les rodea. «De la Quinta al cielo» es otra actividad para niños de 3 a 6 y de 7 a 14 años, en la que dispondrán de grandes cantidades de piezas de Lego y de Lego Duplo para construir todo lo que puedan imaginar, y «Party-Labb.App» es un taller específico organizado por el colectivo Pedagogías Invisibles dirigido a adolescentes tecnológicos que lleven su móvil o su tablet, para que puedan explorar en el inmenso mundo de las aplicaciones gratuitas y puedan jugar con loops de música electrónica, visuales táctiles-psicodélicas y filtros de voz cybertrónicos, y al final, se puedan ir a casa con cientos de apps nuevas (de 12.30 a 14.30 y de 17.30 a 19.30 horas). Hoy además, en horario de 12 a 14 y de 18 a 20 horas, el público podrá deambular libremente entre las cabañas instaladas en el Café-Jardín y por el Auditorio de Espacio Abierto.
  7. Las tardes en casa de su abuela compartiendo un bocadillo de Nocilla con su hermana es la imagen de infancia que más recuerda David Linares. Pero no estaban solos. Cada día se colaban por la televisión los personajes de «Verano azul» e inundaban con sus voces e historias todos los recovecos del lugar. Fue entonces cuando despertó en él la pasión por las historias de Antonio Mercero. Y a día de hoy sigue más viva que nunca. El ahora guionista de televisión ha sido el impulsor de una iniciativa que se aprobará el martes en el Pleno del Ayuntamiento: una cabina para Antonio Mercero en Arapiles. «Todo comenzó hace dos meses, días después de que Mercero muriese. Estaba en casa, en pijama y comiendo pizza del día anterior. Entonces publiqué el mensaje en redes sociales». Así relata Linares cómo empezó la aventura de rendirle un homenaje. Recordó que en Madrid el director había rodado la película «La cabina», que se estrenó en 1972, entre el número 6 y el 8 de la calle de Rodríguez San Pedro. En ese lugar José Luis López Vázquez se quedaba atrapado después de llamar por teléfono. Con su iniciativa, Linares conseguirá que la inolvidable angustia del actor la experimenten ahora miles de madrileños. «La cabina no puede instalarse en el lugar exacto del rodaje porque ahora está cerrado al público, descuidado, con un parking y chimeneas de las viviendas y de los locales aledaños», explica. Por este motivo, previsiblemente, el lugar que la acoja será la plaza del Conde del Valle de Suchil, situada enfrente del espacio en el que se grabó la película. Resulta metafórico que en esa plaza aún se mantengan en pie dos de las pocas cabinas telefónicas que perduran en Madrid y que desaparecerán en breve. «Quitarán estas, pero pondrán la de Mercero», bromea Linares. En el momento en que empezó con su iniciativa, el hombre pensó que no tendría acogida: «¿Quién va a ser tan friki como yo de querer una cabina por Mercero?», ríe. Pero se equivocó. Recibió el apoyo de miles de personas anónimas, fans del cineasta, y también de personajes icónicos del cine español como Santiago Segura, Leonor Watling o Arévalo. La muerte de Chanquete A partir de ahí empezó a dar forma a su particular homenaje. Consiguió el apoyo de Telefónica y de la Academia de Cine. Tan solo le faltaba el de los representantes políticos de la capital. «La primera en contestar fue Mar Espinar (PSOE) y luego Sofía Miranda (Cs). Ellas juntas lograron el apoyo del PP», explica el fan incondicional de Mercero. A la propuesta se ha unido también el grupo municipal Ahora Madrid, por lo que Linares ya cuenta con todos los apoyos para que la propuesta se materialice. «Todos los partidos se han puesto de acuerdo, eso demuestra que la cultura es lo que los une», dice orgulloso, tras relatar que en el momento en que tuvo el «sí» de los cuatro lo celebró tomándose una copa de vino y viendo –de nuevo, y ya van ocho veces– «Verano azul». El cine es su pasión, pero la vio reforzada cuando conoció a Mercero. «Estaba en el cine con mi padre viendo ‘Planta 4ª’». Él, sin ápice de vergüenza, le gritó: «¡Antonio!». Tras los ánimos recibidos por su ídolo, decidió estudiar dramaturgia y realización audiovisual. De pequeño, cámara en mano, ya daba sus primeros pasos para dedicarse a ello: «Intentaba con mis primos grabar escenas de ‘Verano azul’; de hecho, recreamos la muerte de Chanquete». Con la aceptación que la propuesta ha tenido, Linares se siente «invencible». «Me encantaría hacer una ruta cultural por Madrid. Es un escenario de cine. Que sea también una ciudad de cine», imagina sobre un posible futuro proyecto: «Una maleta en Gran Vía, en honor al personaje de Carmen Maura en la cinta de Álex de la Iglesia; unos zapatos en Malasaña, por la película ‘Piedras’, de Ramón Salazar». De momento, Linares se conforma con ver instalada la cabina roja de Mercero, que seguramente sea una atracción turística de Madrid en septiembre. El martes acudirá al Pleno para vivirlo en primera persona: «Lo celebraré como una final de la Champions».
  8. Madrid KABUKI WELLINGTON. Ricardo Sanz es un sushiman madrileño que ha llevado la fusión hispano-japonesa hasta el extremo. Una ingeniosa combinación de sabores y productos españoles con técnicas japonesas, que se plasman en una serie de divertidos y sabrosos bocados en los que luce de manera especial la materia prima. Lo mejor es sentarse en la barra -donde oficia el maestro- y verle trabajar, dejarse llevar por sus recomendaciones del día, y probar cuantas más cosas mejor. Dirección: Hotel Wellington. Velázquez, 6. Madrid. 91 577 78 77. Kabuki Wellington KAppo. Mario Payán, discípulo de Ricardo Sanz, está al frente de este pequeño restaurante con decoración minimalista. No hay carta. Solamente menú degustación al estilo «omakase», o lo que es lo mismo, lo que decide el cocinero. Sobresale la serie de niguiris, piezas hechas justo en el momento de servirse, con un tamaño perfecto para comer de un bocado, arroz impecable y cortes del pescado que demuestran una gran técnica. Dirección: Bretón de los Herreros, 54. Madrid. 91 042 00 66. Muestra del menú degustación que se puede probar en Kappo 99 ko. Abierto recientemente, esta es la joya de la corona del grupo Bambú, que cuenta con alguno de los mejores restaurantes japoneses de Madrid bajo el nombre de 99 Sushi Bar. En el local, hay una barra de sushi para 16 comensales que tiene el frente a David Araúz, cocinero con técnica y buen conocedor del producto. Trabaja solo con menús y previa reserva. Exclusividad acompañada de la mejor materia prima y un servicio personalizado. Dirección: Marqués de Villamagna, 1. Madrid. 91 431 38 78. Barra del restaurante 99 KoLOGROÑO KIRO SUSHI. Este pequeño restaurante japonés es una gran sorpresa que ha logrado incluso una estrella Michelin. El riojano Félix Jiménez se formó en Tokio junto al gran maestro Yoshikawa Takamasa antes de regresar a Logroño para abrir su propio restaurante en 2015. Un local mínimo, con tan solo una barra para diez comensales que pueden contemplar la maestría del cocinero. Solo tiene un menú, en el que los protagonistas son los niguiris. Dirección: María Teresa Gil de Gárate, 24. Logroño. 941 12 31 45. El maestro Féliz Jiménez preparando uno de sus platos frente a los comensalesBARCELONA KOY SHUNKA. Los de Hideki Matsuhisa son, probablemente, los sushis más destacados de España. Especialmente sus niguiris, de los que Ferrán Adriá asegura que son los mejores que ha tomado nunca. Bocados de una delicadeza especial que elaboran el maestro y cuatro discípulos en la extensa barra de este restaurante de Barcelona, a espaldas de la catedral. Niguiris de tanta calidad que hay que comer sin mojar en soja, con la mano y de un solo bocado. Dirección: Copons, 7. Barcelona. 93 412 79 39. El chef de Koy Shunka preparando una de sus especialidadesVALENCIA TASTEM. Entre la cada vez más numerosa y mejor oferta de cocina japonesa en Valencia, Tastem es una de las opciones más recomendables. Su propietario, Ulises Merezo, estuvo una temporada en Japón y allí se enamoró de su cocina. De regreso a la capital levantina abrió este restaurante en el que se trabaja con sensatez y buen producto. Amplio surtido de niguiris tradicionales, buenos makis y, siguiendo las nuevas tendencias, amplio surtido de rollos. Dirección: Ernesto Ferrer, 14. Valencia. 963 69 68 51. Imagen del restaurante TastemMÁLAGA TA KUMI. (Marbella). En Marbella, donde la oferta gastronómica ha subido de manera considerable en los últimos años, Ta Kumi es la mejor opción para disfrutar de una notable cocina japonesa de la mano del japonés Toshio Tsutsui y de su socio, el español Álvaro Arbeloa. Dentro del capítulo de sushis son muy buenos los rollos (o rolls) y los niguiris. Perfecto el arroz, muy bueno el producto. Recientemente han abierto una sucursal en Málaga capital. Dirección: Gregorio Marañón, 4. Marbella. 952 77 08 39. Imagen del restaurante Ta Kumi KABUKI RAW. (Casares). Finca Cortesín es uno de los hoteles con más encanto de Andalucía, con una completa oferta de restaurantes entre los que sobresale este perteneciente al grupo Kabuki. Luis Olarra, uno de los mejores discípulos de Ricardo Sanz, desarrolla una cocina de fusión japo-hispana en la que combina platos clásicos con otros propios a partir del excelente producto de la zona. Elegancia y refinamiento reconocido con una estrella Michelin. Dirección: Hotel Finca Cortesín. Casares (Málaga). 952 93 78 00. Imagen de restaurante Kabuki RawTENERIFE KAZÁN. (Santa Cruz de Tenerife). Se trata de uno de los mejores restaurantes japoneses de España fuera de Madrid y Barcelona, por la calidad de producto y por su impecable tratamiento, además de por su carta de vinos. Entre su amplia oferta de elaboraciones destacan los sashimis y los sushis, en los que se utiliza siempre una materia prima de excepcional calidad, en buena parte procedente de las aguas canarias. Dirección: Milicias de Garachico, 1. Santa Cruz de Tenerife. 922 24 55 98. Imagen del restaurante Kazan ABAMA KABUKI. (Guía de Isora, Tenerife). El imperio Kabuki tiene en el hotel Abama otro excelente representante. Con más de mil metros cuadrados de instalaciones, incluidos un agradable jardín y un bar donde disfrutar de un buen cóctel. Como eje central, la barra de sushi, donde el chef Daniel Franco despliega sus habilidades elaborando al momento las piezas de sushi y de sashimi que solicitan los clientes, siempre a partir de productos, especialmente los marinos, de la máxima calidad. Dirección: Hotel Abama. Guía de Isora (Tenerife). 922 12 60 00. Imagen del restaurante Abama Kabuki
  9. La juventud es una etapa muy compleja que normalmente viene relacionada con cierta incertidumbre y confusión. Sin embargo, Lucía Rivera Romero (19 años) tiene clara su pasión por las pasarelas y, a su corta edad, ya se ha consolidado dentro del mundo de la moda. Desde su posición privilegiada, ahora como madrina del nuevo Citroën E-Mehari -una versión 100% eléctrica del icónico Méhari del 68-, trata de romper algunos prejuicios relacionados con su edad y su profesión. «Me va muy bien, pero sé que no soy lo suficientemente alta (1,71m) como para ser modelo de Victoria’s Secret, uno de mis sueños. Ojalá algún día se derribe la barrera de la estatura». Sin miedo a estudiarse con lupa, admite que se siente aliviada de no tener mucho pecho. «Me río de mi poco pecho, no me preocupa. Creo que estoy mucho más cómoda así», reconoce. No es la clínica Bruselas, pero algo es algo 😂😅 #thuglife😎 Una publicación compartida de LUCIA (@luciariveraromero) el 28 Abr, 2018 a las 3:51 PDT Otros de los puntos clave en la vida de la hija de Blanca Romero es la alimentación y opta por productos integrales. Sin embargo, reconoce que no sigue ningún tipo de dieta. «Vengo de Asturias, y en mi casa, lo sano es comerse un bocadillo de chorizo», afirma entre risas. Y añade: «Intento tener cuidado, pero no me privo de nada. Si me apetece una tableta de chocolate, me la como». Aunque admite que puede darse «esos caprichos» debido a su constitución, compensa su rutina con ejercicio. «Hubo una época en la que dejé el deporte porque estaba demasiado delgada, pero ahora he retomado la práctica de salir a correr». Además de lo estrictamente bautizado como ejercicio, Lucía reconoce que el ejercicio que más le apasiona es el baile. «Me meto en mi habitación con los cascos e improviso. Disfruto mucho bailando, además se tonifica todo el cuerpo», manifiesta. Pasa hombre pasa.. 😂 @cosmopolitan_es #cosmopoolparty Una publicación compartida de LUCIA (@luciariveraromero) el 24 Jun, 2018 a las 4:24 PDT Tal es su devoción por el baile que entre sus planes más cercanos se encuentra la opción de viajar a París durante una época para ingresar en una academia profesional, una idea que no termina de convencer a Cayetano Rivera. «Mi padre es el que peor lo pasa, porque tengo que viajar y pasar mucho tiempo sola», explica. La relación entre ambos es buena, pero la modelo se queja del poco tiempo que pasan juntos. «Él toreando y yo con mis proyectos, no los veo mucho, ni a él ni al pequeño Cayetano», se lamenta Lucía.
  10. Carla Bruni ha hecho rejuvenecer a Nicolas Sarkozy con este régimen: champán, playa y conciertos. Sarkozy todavía «traiciona» a su esposa con la política, ocasionalmente. Pero se trata de aventuras sin mañana. Una comida por aquí, consejos ecuménicos por allá. Por el contrario, la dieta de su esposa tiene efectos euforizantes. Sarkozy ha ganado unos kilos. Nada grave. Ganar un kilo disfrazado de presidente de la República era un suplicio; Sarkozy parecía encorsetado y tieso como un autómata de sonrisa carnicera. Liberado del corsé del traje oficial, con la camisa desabrochada, barriga oronda, recupera una sonrisa fácil y juvenil, como simple admirador de su esposa. La pareja, el pasado enero, en Madrid - GTRES Antes de aterrizar en España, Bruni fue la invitada de honor en el Festival de Jazz de Juan-les-Pins , en el corazón de la Costa Azul, a dos pasos de Niza. Y Sarkozy dejó al descubierto su nuevo rostro íntimo. En la presidencia era un tipo duro, mientras que jubilado (políticamente) gana en humanidad: «Quiero a mi mujer mucho», declara a «Nice-Matin»: «Pero también me encanta la cantante Carla Bruni. Venir a escucharla a un festival de jazz legendario es una gozada. Pasamos las vacaciones en casa, en Cap Negre, que no está muy lejos. Pero venir a Juan-les-Pins como una pareja de enamorados me hace muy feliz».